Coco, sus beneficios y como usarlo

Coco, sus beneficios y como usarlo

Se ha hablado mucho de los diversos beneficios del coco (Coconut nucifera) y sus derivados, como el aceite de coco, para la salud y la pérdida de peso. Este manjar tropical ayuda a relajar los nervios y los músculos, disminuye la presión arterial, controla el nivel de azúcar en la sangre y produce un perfil lipídico más saludable. También contribuye a la inmunidad, reduce la inflamación de las articulaciones y ayuda a la pérdida de peso.

Se aprovecha todo lo que ofrece el coco: agua de coco, pulpa madura, pulpa verde, leche de coco, aceite de coco, harina de coco y azúcar de coco. Esta última, además de ser versátil, puede utilizarse en multitud de platos dulces y salados, en la preparación de leche vegetal para las personas que tienen intolerancia a la lactosa o para las que siguen una dieta restringida sin productos lácteos.

Índice de contenidos

    Beneficios del coco

    A continuación hablaremos del uso de cada forma de usar el coco y sus beneficios.

    1.      Agua de coco

    El agua de coco verde es una excelente fuente de minerales, especialmente de potasio, calcio, magnesio, selenio, yodo, azufre, zinc, manganeso, ácidos orgánicos, aminoácidos y vitamina C. Este líquido contribuye a una buena hidratación y a la regulación del equilibrio hidroelectrolítico, ya que es muy rico en potasio y otros minerales.

    Se sabe que algunos atletas y practicantes de actividades físicas sustituyen los suplementos hidroelectrolíticos por agua de coco, ya que ésta también ayuda al funcionamiento del intestino.

    El agua de coco tiene pocas calorías: un vaso de 200 ml tiene unas 40 calorías.

    2.      Pulpa de coco

    La pulpa de coco es rica en grasas saturadas, a diferencia de otros aceites y grasas vegetales. Sin embargo, la grasa de coco es un tipo de triglicérido de cadena media y por lo tanto se absorbe fácilmente y se transforma en energía en el hígado.

    La pulpa contiene más grasa, carbohidratos y proteínas y también es más calórica.

    Aunque es una fuente de grasa saturada, los estudios no relacionan la grasa de coco con el aumento de las enfermedades cardiovasculares, como la grasa saturada que se encuentra en los alimentos de origen animal.

    Como es rico en grasas y una fuente de fibra dietética, tiene un buen índice glucémico. En este sentido, el azúcar en la sangre sube lentamente, controlando así la saciedad y la acumulación de grasa abdominal.

    3.      Aceite de coco

    Aunque el coco contiene un alto nivel de grasas saturadas, están compuestas principalmente por ácidos grasos de cadena corta y media, que no son almacenados por el cuerpo y que proporcionan energía inmediata.

    Puede utilizarse en la preparación de alimentos, consumirse de forma natural o añadirse en vitaminas y batidos, ya que ayuda a quemar las grasas localizadas y acelera el metabolismo, además de aumentar la sensación de saciedad y proporcionar más energía para las actividades físicas.

    4.      Leche de coco

    La leche de coco también se extrae de la pulpa. Además, es posible hacer la leche de coco casera, lo que pasa por preservar las vitaminas, los minerales y disfrutar de todos los beneficios de la fruta.

    La leche, cuando se extrae de la pulpa de coco, contiene ácido láurico, potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro, selenio, sodio, proteínas y vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6. Además, la leche de coco casera está libre de aditivos químicos.

    Si quieres hacerlo, sólo tienes que cortar la pulpa en pequeños trozos y batir la licuadora con agua caliente y colar. Para el público vegano, vegetariano y/o intolerante a la lactosa, es un gran sustituto de la leche de vaca.

    5.      Harina de coco

    El residuo de la leche de coco casera es el producto utilizado para hacer harina, pero también se puede encontrar en los supermercados.

    Si decide prepararlo, deposítelo en una olla a fuego lento y revuélvalo constantemente. Entonces se convertirá en una harina.

    La harina de coco es rica en fibra y no contiene gluten. Puede utilizarse para preparar pasteles y tartas con la misma eficacia. Sin embargo, como con cualquier alimento que sea una fuente de grasa, si se consume en exceso puede llevar a un aumento de peso.

    6.      Azúcar de coco

    Este tipo de azúcar ha llegado cada vez más a los estantes de los supermercados. Aunque no contiene menos calorías, tiene más ventajas para el cuerpo.

    Como no se somete a ningún proceso de refinación, las vitaminas y los minerales se mantienen y siguen teniendo un bajo índice glucémico en comparación con el azúcar refinado. En esta perspectiva, hay una liberación de energía en el cuerpo más lenta de lo habitual, evitando los picos de glucosa en la sangre.

    Cuando compre el coco, opte por los de cáscara firme y sin manchas oscuras o suaves. El coco maduro debe ser elegido por el peso y la cantidad de agua disponible. El mejor momento para comprar esto es entre octubre y marzo.

    Compartir

    José Delgado

    Biólogo de Profesión, tengo más de 15 años promoviendo la conservación de los bosques y suelos de PR y toda Latinoamérica. Creo firmemente que no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como se destruye la biodiversidad de nuestros ambientes, todos podemos hacer algo para evitarlo desde nuestras trincheras. Gracias por seguirnos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies