¿Cuáles son las principales enfermedades de los tomates?

Cuáles son las principales enfermedades de los tomates

Los tomates son una de las verduras más queridas. No es de extrañar entonces que muchas personas los cultiven en sus jardines, ya sea al aire libre, en el balcón o en la terraza. Desafortunadamente, los tomates también son muy vulnerables a las enfermedades que se ven favorecidas por las condiciones climáticas. ¿Cuáles son las enfermedades más comunes del tomate, cómo combatirlas y prevenirlas en el futuro? Aquí te lo decimos:

Índice de contenidos

    ¿Por qué los tomates a menudo se enferman?

    ¿Qué puede enfermar a los tomates? A menudo, la razón es un cultivo incorrecto. Demasiada o poca hidratación, una posición incorrecta o daños durante la siembra o el trasplante contribuyen a la aparición de infecciones. 

    Los tomates requieren condiciones de crecimiento específicas; a veces, unos pocos días secos o un gran aguacero son suficientes para que la cosecha se desperdicie. Es aún más importante observar regularmente todas las partes de los arbustos de tomate y reaccionar a los síntomas lo antes posible.

    Tizón de la patata - síntomas y tratamiento

    Si las papas se cultivan en un invernadero, los primeros síntomas de esta enfermedad pueden aparecer en abril y, en el caso de los tomates molidos, en junio. Esta es una infección por hongos que se ve favorecida por el clima fresco y húmedo. Los síntomas del tizón de la patata del tomate incluyen:

    • manchas grises irregulares: primero en las puntas de las hojas, luego se ensanchan
    • caída de hojas secas
    • manchas marrones en frutos de tomate inmaduros
    • un olor notable a podredumbre cerca de los arbustos

    En el caso de esta enfermedad, es importante plantar los tomates a una distancia considerable de las papas, mientras que la lavanda y la salvia deben colocarse cerca. Y cuando ocurre una infección, los aerosoles naturales (por ejemplo, de tanaceto) o los fungicidas son efectivos.

    Moho gris - síntomas y tratamiento

    Una de las enfermedades fúngicas más populares de las plantas, que se desarrolla con mayor frecuencia en primavera y otoño. La infección se ve favorecida por condiciones climáticas específicas, es decir, muy poca luz y alta humedad, y la temperatura de alrededor de 15 ° C. En este caso, las deficiencias de nutrientes - potasio y calcio también son importantes. Si sus tomates se cultivan en un invernadero, la poca circulación de aire (sin ventilación) también puede contribuir al moho gris. Los síntomas del moho gris en los tomates son:

    • capa blanca, grisácea o blanco-beige en las hojas y en toda la planta (moho)
    • manchas amarillentas, verdosas o marrones en las hojas y en el tallo
    • puntos blandos en la fruta
    • pudrición y caída de frutos
    • muerte regresiva de toda la planta

    En el caso de esta enfermedad, es importante mantener una humedad adecuada. Cuando riegue los tomates, recuerde hacerlo directamente en el suelo (no en las hojas ni en la fruta). Si la enfermedad ya está muy desarrollada, puede ser necesario eliminar las plantas enfermas, así como aplicar aerosoles naturales y químicos.

    Mancha marrón - síntomas y tratamiento

    Una infección por hongos, que en la mayoría de los casos no afecta a los tomates en el suelo, sino a los de invernadero. Esto se debe a que su desarrollo se ve favorecido por la alta humedad del aire (más del 75%) y la temperatura relativamente alta. Los síntomas de la mancha de la hoja del tomate incluyen:

    • manchas en la parte superior de las hojas: amarillentas, borrosas, que se agrandan y se vuelven marrones con el tiempo
    • recubrimiento en la parte inferior de las hojas, generalmente grisáceo, púrpura o marrón
    • amarillamiento y caída de hojas
    • muerte de plantas

    También en este caso, la fumigación con fungicidas es útil y, en el futuro, la ventilación regular del invernadero y la siembra de tomates a intervalos apropiados.

    Corcho de raíz- síntomas y tratamiento 

    Una infección fúngica que ataca con mayor frecuencia a las plantas que se han cultivado en un lugar durante años. Por lo general, los tomates plantados directamente en el suelo y los que están en un invernadero no se enferman. El desarrollo de la enfermedad es relativamente largo. Los síntomas del corcho de la raíz del tomate incluyen:

    • la aparición de hinchazones corchosas en las raíces
    • oscurecimiento y muerte de las raíces
    • inhibición del crecimiento
    • menores rendimientos y frutos cada vez más pequeños

    En el caso de corcho, es importante cambiar el lugar donde se cultivan los tomates, así como desinfectar el sustrato.

    ¿Cómo cuidar los tomates para evitar que se enfermen?

    Los tomates son bastante exigentes con la forma en que se cultivan, así como en su posición. Recuerda elegir para ellos un lugar soleado, que además esté libre del viento. El suelo debe ser fértil, bien drenado y suelto justo antes de plantar. Además, no olvides complementarlo con los nutrientes adecuados. 

    Las plantas deben regarse con frecuencia para mantener la tierra húmeda, pero no muy mojada ni suelta. El riego adecuado también es importante en la prevención de enfermedades fúngicas, no en las hojas y frutos, sino directamente en el sustrato y las raíces.

    Aunque los tomates son propensos a muchas enfermedades, su detección temprana ayuda a suprimir la infección muy a menudo. ¡Vale la pena cultivar estos deliciosos vegetales en tu jardín para disfrutar de tus propios cultivos!

    Compartir

    José Delgado

    Biólogo de Profesión, tengo más de 15 años promoviendo la conservación de los bosques y suelos de PR y toda Latinoamérica. Creo firmemente que no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como se destruye la biodiversidad de nuestros ambientes, todos podemos hacer algo para evitarlo desde nuestras trincheras. Gracias por seguirnos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies