Mango, 6 beneficios y como consumirlo

arbol frutal Mango beneficios y como consumirlo

Además de ser dulce y delicioso, el mango (Mangifera indica L.) es una fruta rica en vitaminas y ampliamente consumida en un gran número de países.

Su aspecto amarillo y su textura húmeda ofrecen suculencia a la fruta.

Teniendo varias especies, el mango puede ser comido fresco, procesado como jugo, en trozos en medio de ensaladas... ¡hay varias opciones!

En la temporada del mango, es extremadamente fácil encontrar la fruta en los mercados, tiendas de comestibles e incluso en los patios traseros con árboles de mango.

El mango, al recibir el título de reina de las frutas tropicales, tiene razón de ser. Su jugoso sabor justifica la fama de la fruta.

Los árboles de mango pueden alcanzar una altura de 40 metros y, para ofrecer frutos sanos, necesitan un suelo fértil e irrigado.

El mango es una fruta que se desarrolla naturalmente en climas tropicales y subtropicales. La pulpa, dependiendo de la especie, puede ser más consistente o más fibrosa.

Índice de contenidos

    Beneficios del mango

    Además de ser dulce y jugoso, el mango ofrece grandes propiedades para quienes lo consumen.

    ¡Comprueba algunas razones para empezar a consumir mango!

    1.      Beneficios nutricionales

    La fruta reserva excelentes nutrientes para los que la comen. Cada 100 gramos, se estipulan unas 60 calorías. Además, es una fuente de antioxidantes, minerales y vitaminas muy ricos, como calcio, zinc, potasio, hierro, magnesio, vitamina A, vitamina B, vitamina C, vitamina E y vitamina K.

    2.      Mejora el sistema digestivo

    Al ser una fruta muy rica en fibra, proporciona una mejora en el sistema digestivo. Es un buen orden para la gente que sufre de intestinos atascados. Además, ayuda a mantener el intestino regulado y evita las molestias digestivas.

    El consejo es consumir la fruta junto con mucha agua para aumentar el efecto.

    Además, el mango es una fruta alcalina, que ayuda a equilibrar la acidez del estómago.

    3.      Combate el colesterol malo

    La fruta ayuda a combatir el colesterol malo, debido a su gran cantidad de fibra, así como a limitar la manifestación de la hormona leptina, que produce células grasas.

    La vitamina C, también presente en el mango, ayuda a reducir el LDL en la sangre, el colesterol malo. La vitamina B6, por otro lado, ayuda a controlar la incidencia de la homocistema, conocida como un factor que promueve la obstrucción de las venas, los accidentes cerebrovasculares y los ataques cardíacos.

    4.      Ayuda al sistema inmunológico

    Antes de tratar una enfermedad o una complicación, lo más interesante es siempre evitar que ocurra.

    Un mango considerado mediano a grande ofrece el 70% de la cantidad de vitamina C y el 25% de la vitamina A que se necesita en el día.

    Estas vitaminas ayudan al sistema inmunológico a trabajar mejor, previniendo varios tipos de infecciones, gripe, resfriados y malestar general.

    En otras palabras, además de que la fruta es deliciosa y dulce, ayuda a combatir y prevenir todas estas complicaciones.

    5.      Tiene una función antioxidante

    Todos estamos, en diferentes medidas expuestos a factores oxidantes, ya sea por ingestión y consumo directo, o por consumo indirecto, cuando estamos en el medio ambiente.

    El tabaco, el alcohol, el estrés, los agrotóxicos, la radiación ultravioleta, los rayos X, los aditivos químicos presentes principalmente en los alimentos industrializados y los alimentos con grasas saturadas son algunos ejemplos de fuentes oxidantes y nocivas a largo plazo para nuestro organismo.

    Además de las vitaminas C y E, que son poderosos antioxidantes, el mango también tiene carotenoides y polifenoles que ayudan directamente en la lucha contra los radicales libres presentes en nuestro cuerpo.

    Esto asegura la prevención de enfermedades como el envejecimiento, la propensión a la inflamación, la hipertensión, el cáncer, el melanoma, la dermatitis, el Parkinson, la aterosclerosis, la dermatitis, la flacidez de la piel, y ayuda a la reposición física después del ejercicio de alta intensidad.

    6.      Ayuda en el tratamiento de la diabetes

    La fruta ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. La mangiferina es un antioxidante contenido en el mango que reduce la absorción de glucosa por el cuerpo y aumenta la digestión de los carbohidratos.

    Además de esta función, los polifenoles son un importante aliado para reducir los niveles de grasa.

    Otro factor importante a tener en cuenta es que, aunque el mango es una fruta dulce, tiene un bajo índice glucémico. Esto hace posible comerlo sin interrumpir o necesitar regular el nivel de azúcar.

    ¡Comprueba algunas formas diferentes de consumir mango!

    • Natural: La forma más tradicional de consumir la fruta es comerla después de pelarla. Puedes aspirarlo directamente, o cortarlo en pedazos. Si eliges la primera opción, el consejo es tratar de consumir lo máximo posible y evitar dejar esas "pelusas" en el núcleo, porque en ellas se encuentra la mayor concentración de fibra.
    • Jugo: El jugo de mango es una receta deliciosa y una forma alternativa de consumirlo. Se puede consumir a cualquier hora del día y el beneficio es que se puede preparar a primera hora de la mañana y consumirlo durante el día. Su consistencia es cremosa y jugosa. Como la fruta es muy dulce, la cantidad de azúcar o edulcorante debe ser mínima o, si es posible, inexistente.
    • Ensalada de frutas: Junto con otras frutas cortadas, el mango hace que la ensalada de frutas sea más variada y con más gotas. Es una buena opción ya que combina los beneficios del mango con los nutrientes de otras frutas. Lo ideal es que el consumo sea inmediato, porque algunas frutas, como el plátano, la pera y la manzana pueden oxidarse después de un tiempo de preparación y almacenamiento. Si no es posible el consumo inmediato o hay que prepararse para consumir durante el día, el consejo es dejar caer unas gotas de limón, porque ayuda a evitar la oxidación de los frutos.
    • Mermelada: ¡Esta es una opción más dulce y extremadamente sabrosa! Puedes hacerlo tú mismo, es muy simple y rápido. Sólo hay que hervir el azúcar y el agua hasta que tenga la consistencia de hilo fino y añadir el mango cortado en rodajas con un palo de canela y cocinar durante 20 minutos en promedio. Si es para su consumo inmediato, quite la fruta y espolvoree un poco de canela. Pero si prefieres guardarlo, puedes guardarlo en ollas herméticas con el jarabe y consumirlo poco a poco.
    Compartir

    José Delgado

    Biólogo de Profesión, tengo más de 15 años promoviendo la conservación de los bosques y suelos de PR y toda Latinoamérica. Creo firmemente que no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como se destruye la biodiversidad de nuestros ambientes, todos podemos hacer algo para evitarlo desde nuestras trincheras. Gracias por seguirnos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies