¿Cómo cultivar menta en el jardín o huerto?

Cómo cultivar menta en el jardín o huerto

La menta es una de las hierbas más apreciadas, a menudo cultivada en jardines o balcones. Las propiedades para la salud que revela esta planta son la razón por la que es tan popular.

Como sabemos, las hierbas aromáticas son una parte importante de muchos jardines, incluidos los pequeños o de balcón, y su popularidad está relacionada con la gran versatilidad y utilidad que garantizan. La menta es una de las plantas perennes de este género. El cultivo de esta hierba no es exigente. Como su altura no suele superar los 75 centímetros, no existen obstáculos para que aparezca también en terrazas, balcones y contenedores. 

Vale la pena asegurar una posición soleada, adecuadamente protegida en invierno, para la menta. El suelo para su cultivo debe ser ligero, humus y constantemente húmedo, y al mismo tiempo rico en nutrientes y calcio. Su reacción ligeramente ácida resulta ser la mejor. La planta necesita riego frecuente y abundante, no tolera la sequedad periódica. Cuando se cultiva en el jardín, el puesto de menta debe limpiarse a fondo de cualquier maleza. Mientras crece, recuerda suministrarle compost o fertilizantes minerales.

Las hojas de menta persisten hasta finales del otoño y solo entonces se caen. Antes de que llegue el invierno, asegúrese de cortar los brotes de la planta. En el caso del cultivo en contenedor, en los meses fríos, la maceta con la hierba se puede colocar en la casa y guardar en un lugar fresco. Otra opción es dejar la planta recortada en un patio o balcón, al resguardo del viento y la nieve. Durante el invierno, también debe reducir drásticamente el riego. Solo en primavera, cuando a la menta le empiezan a brotar nuevos brotes, se puede volver a su abundante riego.

Cuando cultive menta por su cuenta, debe verificar su estado regularmente. Aunque las hojas de la planta son ásperas, las plántulas jóvenes siguen siendo vulnerables a los ataques de plagas. Así que revisa regularmente que no estén alimentados por arañas rojas, caracoles o mosca blanca. 

La planta florece entre junio y agosto (es cuando aparecen pequeñas flores en ella). Los tallos deben recortarse antes de que florezcan las flores para mantener la planta en un grupo apretado. Se puede cosechar desde mediados de junio hasta agosto. No importa si solo recoges las hojas o cortas los tallos a unos 5 centímetros del suelo, no hará ninguna diferencia para la planta.

Índice de contenidos

    Semillas de menta: ¿vale la pena sembrarlas?

    La forma más común de cultivar menta es cultivarla a partir de rizomas. Por supuesto, las semillas de menta son adecuadas para sembrar y resultan bastante fáciles de conseguir para la venta, pero es mucho más difícil obtener la planta deseada de esta manera. Lo mejor es sembrarlos a principios de primavera, es decir, en el período de marzo a abril. 

    Las semillas de menta son extremadamente finas. Emergen muy lentamente, por lo que es mejor sembrar en una caja que en el suelo. Primero, instale el contenedor en casa o en un invernadero de jardín. Solo cuando hace más calor, puedes llevarlo al balcón o al jardín. 

    Bajo ninguna circunstancia, la menta recién sembrada debe entrar en contacto con la lluvia; su alta sensibilidad significa que el riego solo es posible mediante una pulverización cuidadosa. Las plántulas son las más largas en aparecer. Por lo general, debe establecerse por un período de dos a cuatro meses. Afortunadamente, la menta sube rápidamente después de eso.

    Menta: uso en cosmética y en la industria alimentaria

    Es sorprendente cuántas veces la menta es útil. El uso de esta hierba en campos tan amplios como la medicina, la cosmética y las artes culinarias no hace más que confirmarlo. 

    También se utiliza para preparar caramelos de menta, licores y chicles. Las hojas de menta se usan a menudo en la cocina como complemento de varios platos y postres. Además, resulta ser un aditivo sumamente refrescante para las bebidas (agrega el sabor característico del agua pura).

    En cosmética, se valora especialmente el mentol que contiene la menta. Es él quien se convierte en un componente frecuente de las pastas de dientes, así como de los enjuagues bucales. El aceite de menta también es un ingrediente frecuente en las preparaciones para el cabello. También puedes añadirlo tú mismo a los champús, iniciando así la lucha contra la caspa. Por otro lado, si te preocupa el rápido crecimiento del cabello, masajea unas gotas de aceite en tu cuero cabelludo. La menta también se utiliza como ingrediente refrescante en los cosméticos faciales. El aceite de esta planta puede, a su vez, encontrarse en la composición de perfumes o colonias.

    Menta: propiedades curativas

    La menta se utiliza en medicina natural y, en ocasiones, también es un producto de apoyo al tratamiento de ciertas dolencias. Él o uno de sus componentes es a menudo también un componente de varias preparaciones medicinales. 

    Es en vano buscar una segunda hierba que soporte tantas dolencias como la menta . Debe sus propiedades curativas a los ingredientes presentes en sus hojas. Entre ellos, se encuentran el aceite esencial (su base es el mentol), flavonoides, taninos, fitoesteroles, ácidos orgánicos y sales minerales. El aceite obtenido de la menta se considera el principal ingrediente activo de las hojas de menta. La infusión de esta planta, así como el propio aceite, facilitan los procesos digestivos. Esto se debe a que, por un lado, aumentan la secreción de jugo gástrico y, por otro lado, favorecen la producción de bilis. Con la ayuda de la menta, también puedes apoyar el peristaltismo intestinal. 

    También vale la pena señalar que reduce las contracciones de los músculos lisos, pertenecientes al tracto digestivo, lo que le permite reducir el dolor o las molestias que acompañan a las dolencias estomacales. El extracto de menta también estimula el apetito y reduce las náuseas. Por esta última razón, se puede recomendar a las mujeres embarazadas que actualmente luchan contra las náuseas. También se utiliza como auxiliar en enfermedades del hígado o litiasis biliar.

    Aunque las propiedades curativas de la menta se asocian más a menudo con el apoyo al sistema digestivo, esta hierba puede ser una ayuda inestimable en la terapia dermatológica. Tiene propiedades antisépticas, antibacterianas y antipruriginosas, anestesia local y reduce la inflamación. El escalofrío, causado por el mentol y la menta en las hojas de menta, puede ayudar a aliviar el dolor de la hinchazón o inflamación de la piel. La menta también acelera el proceso de curación de las ampollas resultantes de la infección por el virus del herpes. 

    El aceite de menta se usa para inhalación. Cuando se inhala, no solo facilita la respiración, sino que también mejora significativamente la permeabilidad de la nariz y los senos paranasales. También puede aliviar el estrés y calmarlo si lo usa en aromaterapia. Gracias a ella, también se puede sentir alivio en caso de un fuerte dolor de cabeza, también el de origen migrañoso. Los componentes de la menta se utilizan a menudo en la producción de varios tipos de bálsamos para calmar dolores nerviosos y musculares. 

    Compartir

    José Delgado

    Biólogo de Profesión, tengo más de 15 años promoviendo la conservación de los bosques y suelos de PR y toda Latinoamérica. Creo firmemente que no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como se destruye la biodiversidad de nuestros ambientes, todos podemos hacer algo para evitarlo desde nuestras trincheras. Gracias por seguirnos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies