¿Cómo cuidar los rododendros en el jardín?

Cómo cuidar los rododendros en el jardín

Es difícil resistirse al encanto de estos exuberantes arbustos más bellos en esta época del año. Admiramos y apreciamos su impresionante resplandor de colores y la abundancia de inflorescencias.

El gran grupo de los rododendros (Rhododendron) incluye tanto arbustos como arbustos enormes de 3 metros, tanto rododendros con hojas siempre verdes como azaleas con hojas que caen antes del invierno, más resistentes a las bajas temperaturas.

Índice de contenidos

    Requisitos

    Todos los rododendros requieren un suelo ácido con un pH de 4.2-5.5, humus, fértil y húmedo. También deben crecer en posiciones tranquilas y semisombreadas, que les dan árboles de raíces profundas, es decir, robles, pinos, abetos. También les gusta la alta humedad del aire, por lo que se sienten bien cerca de los estanques.

    ¿Cuándo plantar?

    El mejor momento para plantar es septiembre y primavera, desde abril hasta mediados de mayo. Las plantas cultivadas en contenedores, incluso cuando están en flor, también se pueden plantar en junio, pero es importante regarlas regularmente.

    Cuidado

    Cuando los rododendros crecen en suelos ligeros y el mes es seco, es indispensable el riego sistemático de estos arbustos. Así mismo, durante y poco después de la floración, cuando se forman los botones florales para el próximo año. El agua blanda o de lluvia es la mejor para regar (vale la pena recogerla en un barril) de estanques donde no haya compuestos de calcio. Un procedimiento de cuidado importante en junio es la eliminación de las inflorescencias marchitas (sepáralas con los dedos). Esto favorece una mejor floración y evita el cuajado de frutos que debilitan las plantas.

    Fertilización

    Los fertilizantes orgánicos son los mejores, por ejemplo, estiércol bien descompuesto mezclado con turba o compost con agujas de pino. Si no disponemos de ellos, suministramos fertilizantes minerales multicomponentes, preferiblemente en forma líquida y de baja concentración, cada 14 días de mayo a julio. También puedes aplicar fertilizantes de acción lenta en primavera en la dosis recomendada para este grupo de plantas, cubrirlas con mantillo o tierra.

    El mantillo espeso hecho de pino, abeto, corteza, turba, helecho seco u hojas de roble es una buena protección contra el daño mecánico de las raíces, la pérdida de agua y la infestación de malezas. Lo mejor es repartirla en otoño o en mayo-junio para protegerla durante todo el verano.

    Compartir

    José Delgado

    Biólogo de Profesión, tengo más de 15 años promoviendo la conservación de los bosques y suelos de PR y toda Latinoamérica. Creo firmemente que no podemos quedarnos de brazos cruzados viendo como se destruye la biodiversidad de nuestros ambientes, todos podemos hacer algo para evitarlo desde nuestras trincheras. Gracias por seguirnos

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies propias y de terceros durante la navegación por el sitio web, con la finalidad de permitir el acceso a las funcionalidades de la página web, extraer estadísticas de tráfico y mejorar la experiencia del usuario. Puedes aceptar todas las cookies, así como seleccionar cuáles deseas habilitar o configurar sus preferencias. Para más información, puede consultar nuestra Política de cookies